12/1/21

LOS NIÑOS CON AUTISMO PODRÍAN TENER MÁS PROBLEMAS DE SUEÑO

Los niños pequeños con trastornos del espectro autista (TEA) tendrían más del doble de probabilidades de presentar problemas del sueño que los niños con desarrollo típico o con otros retrasos del desarrollo.

Los investigadores seleccionaron a casi 2.000 niños de 2 a 5 años de edad en Estados Unidos. Entre ellos había 522 niños diagnosticados con TEA, 228 con un retraso en el desarrollo que incluía aspectos del autismo, 534 con un retraso en el desarrollo sin relación con el TEA, y 703 niños con desarrollo típico.

Los padres completaron un cuestionario sobre los hábitos de sueño de todos los niños. Los investigadores computaron las puntuaciones y encontraron que los niños con TEA tenían más del doble de probabilidades de padecer problemas graves para alcanzar un sueño de calidad que los niños sin síntomas de autismo. También tenían un 45% más de probabilidades de presentar problemas moderados del sueño que los niños con otras formas de retraso en el desarrollo y un 75% más de probabilidades que los niños con desarrollo típico.

Los niños con síntomas de autismo tuvieron una peor puntuación en casi todos los aspectos del sueño, y sólo parecían tener el mismo nivel de dificultades que los demás niños en cuanto a la apnea del sueño y la somnolencia diurna.

Fuente: neurologia.com

http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2019/02/07/peds.2018-0492.long

17/12/20

BUCLE DE ERRORES CEREBRALES COMO POSIBLE CAUSA DE TOC

El mayor estudio hasta la fecha sobre la cuestión ha concluido que el cerebro de los pacientes con trastorno obsesivo compulsivo (TOC) se atasca en un bucle de «errores», de forma que los pacientes no pueden detenerse incluso si saben que deberían hacerlo.

Los investigadores combinaron los datos de diez estudios y de unos 250 pacientes y otros 250 voluntarios sanos, y se centraron en la red cingular opercular, una colección de áreas cerebrales que normalmente actúa como un monitor para detectar errores o la necesidad potencial de detener una acción, e involucra las áreas de toma de decisiones en la parte frontal del cerebro cuando detecta que algo está «apagado».

Hasta 484 niños y adultos participantes se sometieron a pruebas de resonancia magnética funcional mientras realizaban ciertas tareas. De los datos combinados surgió un patrón consistente: en comparación con los voluntarios sanos, las personas con TOC tenían mucha más actividad en las áreas específicas del cerebro involucradas en el reconocimiento de que estaban cometiendo un error, pero menos actividad en las áreas que podrían ayudarlos a detenerse.

Según los autores, a partir de los datos disponibles no puede decirse si las diferencias en la actividad son la causa o el resultado de tener TOC. Sin embargo, sugieren que los pacientes con TOC pueden tener un vínculo ineficiente entre el sistema cerebral que vincula su capacidad para reconocer errores y el sistema que gobierna su capacidad para hacer algo al respecto.

Fuente: neurología.com

https://www.biologicalpsychiatryjournal.com/article/S0006-3223(18)32022-5/fulltext

15/11/20

POSIBLE RELACIÓN MICROBIOTA-INTESTINO-CEREBRO Y DETERMINADAS ENFERMEDADES NEUROLÓGICAS

Se denomina microbiota al conjunto de millones de microorganismos que conviven de manera simbiótica en nuestro organismo. Este conjunto bacteriano, que se localiza principalmente en el tracto digestivo, se distribuye a lo largo de los diferentes órganos en función de las propiedades químicas. Los factores que influyen en su composición son múltiples (dieta, hábitos individuales, fármacos). Un estudio se ha centrado en el análisis de la microbiota y su colaboración en varias funciones, como pueden ser el metabolismo o la inmunidad.

En los últimos años se ha puesto de relieve el papel bidireccional de la microbiota del tracto digestivo y del sistema nervioso central, es el denominado eje intestino-cerebro. En lo que a este eje se refiere, se cree que la ‘«comunicación»’ se produce a través de tres vías: el nervio vago, la vía sistémica (mediante la liberación de hormonas, metabolitos y neurotransmisores) y el sistema inmune (por la acción de las citocinas).

 Aunque aún quedan muchas incógnitas por esclarecer, este eje se postula como una posible base patógena para numerosos trastornos neurológicos de gran impacto sanitario, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson o la esclerosis múltiple. En el momento actual se están llevando a cabo estudios que intentan evaluar el impacto de los probióticos sobre algunas de estas enfermedades neurológicas.

Fuente: neurología.com

https://www.neurologia.com/articulo/2018223

12/10/20

UN EXCESIVO CONSUMO TELEVISIVO PUEDE FAVORECER EL DECLIVE COGNITIVO

Un estudio británico ha advertido que las personas de mediana edad que ven televisión más de tres horas y media al día experimentarían un declive en su capacidad de recordar palabras y lenguaje en los seis años siguientes.

Los investigadores usaron datos de un estudio a largo plazo (English Longitudinal Study of Aging) sobre el envejecimiento en que participaron 3.662 adultos mayores de 50 años. Los participantes reportaron el número de horas que veían televisión al día. El estudio pretendía explorar la asociación entre ver la televisión durante el período 2008-2009 y la capacidad cognitiva seis años más tarde, en el período 2014-2015, teniendo en cuenta factores demográficos, nivel socioeconómico, depresión, salud física, conductas saludables y diversas conductas sedentarias.

Las personas que veían menos de 3,5 horas de televisión al día no parecieron sufrir deterioro cognitivo alguno, pero por encima de esa cantidad, las personas mostraban más problemas con las palabras o el lenguaje en las pruebas realizadas seis años más tarde. Los peores déficits ocurrieron en aquellos individuos que veían más de siete horas de televisión al día.

Según los autores, debido al ritmo rápido de cambios en las imágenes, los sonidos y la acción, pero la naturaleza pasiva de recibirlos, se ha mostrado en estudios de laboratorio que ver televisión conduce a un cerebro más alerta, pero menos enfocado. Además, algunos contenidos televisivos también resultan estresantes, y el estrés se ha asociado con un declive en la potencia cerebral.

Fuente: neurología.com

https://www.nature.com/articles/s41598-019-39354-4

12/6/20

Tecnologías informáticas y telemáticas en tiempos de COVID19

La urgencia sanitaria producida por el COVID19 ha supuesto que el sistema educativo reaccionase, fundamentalmente dando protagonismo a las tecnologías informáticas y telemáticas con el objetivo de poder mantener la asistencia educativa al alumnado confinado en sus casas.

Ahora nos preguntamos si estas tecnologías han venido para quedarse. Desde mi punto de vista las tecnologías informáticas y telemáticas repercuten y repercutirán tanto en la actividad presencial como no presencial en los sistemas educativos. No sé si en un futuro muy próximo lo hará en los proyectos educativos, aunque creo que sería necio, al menos, el no contemplarlo.

Una enseñanza obligatoria a la que le cuesta adaptarse a los cambios ha tenido que hacerlo de forma traumática en muy poco tiempo y ha respondido con notable rapidez. Lo cual quiere decir que la necesidad obliga. Una vez más actuamos reactivamente cuando, quizás, deberíamos haber sido más proactivos.

Por ejemplo, sería muy importante contemplar diversos escenarios antes de que los alumnos vuelvan a las aulas después de un período de confinamiento:
En función de la gravedad sanitaria del momento, en función de los medios personales y materiales de cada centro, en función de las características del alumnado, en función del tratamiento psicoemocional por edades y grupos... saber qué puede hacer cada centro en función de diversos escenarios A, B, C... al inicio del curso, facilitaría mucho la previsión.
El problema es que noticias como, por ejemplo, esta, no ayudan a entender por qué las autoridades educativas no son más proactivas.

Volviendo a las tecnologías, el mero uso de las mismas no significa ni cambio, ni innovación ni transformación educativa.

Segun el diccionario de la RAE, innovar es mudar o alterar algo, introduciendo novedades.
¿Es necesario innovar siempre?. No, pero en determinados casos la innovación se hace necesaria.
En lo concerniente a la innovación educativa, desde mi punto de vista, ésta implica adaptación social y educativa, una especie de "reinvención" ante los cambios para que los procesos educativos puedan ejercerse de la forma más óptima posible.
Un ejemplo claro es la situación de confinamiento producida por el COVID19 que ha obligado a los centros a innovar para poder seguir manteniendo de otra forma la oferta educativa al alumnado.  Pero eso no implica que el profesorado haya cambiado su metodología, sino que solamente ha innovado para seguir haciendo lo mismo. En general, el profesorado que usaba exclusivamente el libro de texto lo sigue usando a través de Internet, y los que usaban metodologías más activas las siguen proponiendo a su alumnado a través de las redes. Es decir, innovar no presupone necesariamente ni cambiar ni transformar.
O lo que es lo mismo, innovar no es usar necesariamente una nueva metodología educativa X, sino utilizar fórmulas nuevas para problemas nuevos pero no necesariamente cambiando la forma de enseñar y aprender, y esta innovación puede ser duradera en el tiempo o transitoria. Un claro ejemplo de ello, como digo, es la utilización de la tecnología en la educación durante el confinamiento producido por el COVID19.

Los que piensen que el uso de la tecnología por parte de un gran número de profesorado durante el confinamiento por el COVID19 va a suponer una transformación educativa en el futuro están muy equivocados.
Transformar implica cambiar, supuestamente mejorando, pero no tiene por qué conllevar innovación.

Se puede transformar, y generalmente se transforma utilizando fórmulas clásicas, nada innovadoras, ampliamente conocidas, y que respetan, por lo general, el desarrollo del alumnado.

Hace muchos años que estoy muy involucrado con las tecnologías en la enseñanza, tanto formando alumnado como profesorado. Siempre he defendido su uso, especialmente por su efecto motivador y porque el alumnado y la sociedad en general las usan de forma generalizada y la escuela no debe, ni puede permitirse estar ajena a ello, especialmente porque el profesorado, desde hace ya bastante tiempo, no puede pretender ser detentor del saber sino un importante vehículo para que los alumnos accedan a la inmensa cantidad de información disponible de la manera más óptima y crítica posible, y la potencia de las tecnologías en estos procesos es incuestionable.

Ahora bien, puesto el acento en la importancia de la tecnología en la enseñanza, el acceso a la misma por parte del alumnado tiene que tener en cuenta dos aspectos fundamentales: primero el CUÁNDO y luego el CÓMO. La repercusión tecnológica en los procesos de enseñanza-aprendizaje va a ir en aumento de forma ineludible, esto es un hecho que se verá reafirmado en el tiempo. Las fuerzas que se puedan gastar en luchar en pro o en contra de las tecnologías deben emplearse en establecer cuándo usarlas, a qué edades y cómo.

El problema no está en si escuela tradicional o escuela de futuro, en si emplear las TICS o no emplearlas, la gran cuestión reside en respetar el desarrollo del alumnado. Y a partir de ahí tienen cabida tanto la escuela tradicional como las tecnologías.

Durante el confinamiento por el COVID19 se ha visto cómo profesorado, especialmente de los cursos más bajos de nuestro sistema educativo, mantenía tutorías telemáticas presenciales con sus alumnos, con amplia sensibilidad ante aspectos emocionales, con propuestas basadas en la toma de contacto constante con la realidad física para poder realizar en casa, con proyectos que, en muchas ocasiones surgieron a partir del propio alumnado y que tocaban distintas competencias y objetivos educativos, incluyendo, por ejemplo, el envio de videos donde mostraban el trabajo manipulativo realizado. Mientras, existía otro profesorado que se quejaba de que buena parte de su alumnado copiaba las tareas o las compartían entre ellos. Esto demuestra que no por innovar vamos a dejar de hacer lo que ya hacíamos antes.
También se puede transformar con la tecnología, o, por el contrario, se pueden enquistar actitudes no deseables.

Ahora bien, hasta la edad aproximada de 7 años la tecnología debe ser prácticamente ajena al alumnado. Podemos usarla como vehículo de conexión con la familia pero no como instrumento para el alumnado. En esa etapa vital el alumnado debe vivir con su cuerpo, con todos sus sentidos, los aprendizajes. Así lo corroboran multitud de investigaciones y estudios sobre neurodesarrollo infantil.

Progresivamente, de forma paulatina, y en función de los fines educativos de una escuela que debe plantearse claramente el desarrollo de las capacidades críticas del alumnado, a partir de los 8 años, el uso de la tecnología debe incluirse como un medio, una herramienta más para acceder a la información, y el profesorado debe ser el canal que facilite y acompañe el adecuado proceso de búsqueda de información veraz por parte del alumnado y el uso de la tecnología para la confección de proyectos enriquecedores que contemplen el abordaje de diversas competencias, pero todo ello teniendo en cuenta que los sentidos y el cuerpo como medios de percepción de la realidad son lo más importante en los procesos de aprendizaje y la tecnología no deja de ser una mera herramienta que puede ayudar en la búsqueda y el tratamiento de la información.

Hay dos premisas importantes a considerar acerca de la inclusión de las tecnologías en los procesos de enseñanza-aprendizaje. En primer lugar la formación de los maestros, una sólida formación psicopedagógica y sobre neurodesarrollo infantil que permita que se respete siempre el desarrollo del alumnado. En segundo lugar la posición de los proyectos educativos de las escuelas, libres de sesgos políticos y orientadas a mejorar la sociedad a través de la mejora de la capacidad crítica de sus ciudadanos.

Resumiendo, es evidente que necesitamos transformar la educación, y debemos hacerlo sin dar la espalda a la sociedad digital a la que pertenecemos, pero siempre respetando el desarrollo físico, psicológico, neurológico, emocional y sensorial de los niños y niñas.

Por: Roberto Maquieira García.

11/11/19

EL AJEDREZ PUEDE MEJORAR LOS SÍNTOMAS DEL TDAH EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

Un estudio pionero sostiene que el ajedrez puede mejorar los síntomas de trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) en niños y adolescentes.

El estudio se realizó con 44 niños de 6 a 17 años con diagnóstico primario de TDAH que asistieron a un programa piloto en 2012. Se trataba de sesiones semanales de ajedrez de una hora de duración, durante once semanas consecutivas, impartidas por un experto. Además, se aconsejó a los menores que también practicaran regularmente en casa.

Los padres completaron la versión española del cuestionario de Swanson, Nolan y Pelham (SNAP-IV) y la escala abreviada de Conners para padres (CPRS-HI). Tras ese periodo, la mayoría de los padres refirió cierta mejoría de la gravedad del TDAH en sus hijos y casi la mitad percibió una disminución de la gravedad del 30%.

Según los autores, el juego de ajedrez ha demostrado, en menores con TDAH, que mejora su comportamiento general y su atención, logra que controlen mejor su impulsividad e incluso su postura corporal, hace que atiendan las órdenes a la primera y desarrolla el hábito de estudio. Los niños que han continuado jugando al ajedrez de forma regular y estableciendo cierto hábito evolucionan de forma muy positiva: toman incluso menos medicación y alcanzan mejores resultados académicos.

http://www.elsevier.es/es-revista-revista-psiquiatria-salud-mental-286-avance-resumen-eficacia-del-ajedrez-el-tratamiento-S1888989115000488

4/10/19

PARECE EXISTIR UN VÍNCULO ENTRE LAS HABILIDADES LINGÜÍSTICAS TEMPRANAS CON UN CI MÁS ALTO EN LA MEDIANA EDAD

Un estudio danés con un período de seguimiento muy amplio ha sugerido que la rapidez con la que un niño conquista las habilidades lingüísticas podría ayudar a predecir su cociente intelectual en la mediana edad.
La investigación incluyó a 938 personas nacidas entre 1959 y 1961, a quienes se dio seguimiento a lo largo de su vida. Los resultados de una prueba de cociente intelectual realizada a los 50 años de edad se compararon con evaluaciones de su niñez. Los investigadores encontraron una asociación significativa entre los resultados de pruebas de cociente intelectual a los 50 años y la velocidad con la cual los participantes alcanzaron una variedad de etapas del desarrollo en la niñez.
Así, los niños que podían nombrar objetos/animales en imágenes, formar una oración y compartir experiencias antes que los demás niños tendían a tener un cociente intelectual más alto en la mediana edad. Un análisis posterior mostró que los hitos relacionados con el lenguaje explicaban un 6,7% de la variación en el cociente intelectual en la mediana edad, mientras que los hitos de interacción social explicaban un 3,1%.

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/bjdp.12271

4/9/19

LA EXPOSICIÓN PRENATAL A FTALATOS PODRÍA ESTAR VINCULADA A RETRASO EN EL LENGUAJE

Los niños podrían sufrir alteraciones en el desarrollo del lenguaje en caso de exposición prenatal a ftalatos, unas sustancias químicas que se encuentran en innumerables productos, desde lacas de uñas hasta aerosoles, recipientes de alimentos o suelos de vinilo.
La investigación implicó a mujeres embarazadas y sus hijos, que participaron en estudios a largo plazo en Suecia (963 mujeres; 47,2% de niñas y 52,8% de niños) y Estados Unidos (370 mujeres; 50% de niñas y 50% de niños). Se preguntó a cada madre el número de palabras que comprendía su hijo alrededor de los 30-37 meses de edad. Se consideró que los niños que comprendían menos de 50 palabras tenían un retraso en el desarrollo del lenguaje. En general, se encontró que un 10% mostraban un retraso en el lenguaje, los niños con más frecuencia que las niñas: 13,5% frente a 6% en el estudio sueco y 12,4% frente a 7,6% en el estudio estadounidense.
Las muestras de orina recogidas de las madres en la décima semana del embarazo revelaron una correlación entre la exposición a ftalatos y el posterior retraso en el desarrollo del lenguaje. Los investigadores encontraron que el riesgo de retraso en el lenguaje alrededor de los 3 años de edad era hasta un 30% más alto entre los niños cuyas madres tuvieron una mayor exposición a dos ftalatos en particular: el ftalato de dibutilo (DBP) y el bencil butil ftalato (BBP). Ambas sustancias se encuentran en productos como los suelos de vinilo más antiguos, cosméticos y juguetes de plástico.
Según  los autores, tanto el DBP como el BBP reducen la testosterona de la madre durante el embarazo temprano, lo que ayudaría a explicar la forma en que pueden afectar al desarrollo intelectual.

https://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/article-abstract/2707907

4/8/19

UN ESTUDIO RELACIONA EL USO EXCESIVO DE MEDIOS DIGITALES CON SÍNTOMAS DE TDAH EN ADOLESCENTES

Los adolescentes que usan constantemente su teléfono móvil podrían tener un mayor riesgo de desarrollar síntomas del trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) en los dos años siguientes.
En el estudio participaron 2.587 estudiantes de educación secundaria (54,4% mujeres), con una edad media de 15,5 ± 0,5 años, que afirmaron no tener síntomas significativos de TDAH al inicio del seguimiento. Los investigadores les preguntaron con qué frecuencia realizaban cuatro actividades distintas en medios digitales, como interactuar en Facebook y Twitter, enviar mensajes de texto, ver videos o navegar en la red.
Cada seis meses durante dos años, los estudiantes completaron cuestionarios que preguntaban por cualquier síntoma de TDAH que hubieran notado en los seis meses anteriores. Entre los 495 estudiantes que dijeron no usar ninguna plataforma digital con frecuencia (no más de una o dos veces al día), un 4,6% comunicaron síntomas de TDAH. En comparación, un 9,5% y un 10,5% de los jóvenes que realizaban al menos siete o catorce actividades digitales muchas veces al día, respectivamente, reportaron síntomas nuevos, como impulsividad o falta de atención. Por cada actividad digital que los jóvenes realizaban con frecuencia cada día, la probabilidad de síntomas de TDAH aumentaba un 10%.
El objetivo de la investigación no era intentar diagnosticar el TDAH de una manera formal, sino simplemente preguntar sobre los síntomas. Es posible que los problemas de algunos de los jóvenes reflejen afecciones aparte del TDAH, como privación del sueño por un exceso de tiempo con los dispositivos.


Fuente: https://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/2687861

4/7/19

EN UN ESTUDIO ENCUENTRAN RELACIONES ENTRE LA ESTRUCTURA DEL CEREBELO Y EL TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA

Los hallazgos de una investigación sugieren que quizá debería replantearse el papel de la función y la estructura del cerebelo en las personas jóvenes en riesgo de un desarrollo cerebral atípico, y más concretamente, en aquellas con un trastorno del espectro autista (TEA).
Los científicos sometieron a imágenes de resonancia magnética a 20 niños con TEA, con una edad media de 8,8 años (rango: 7,13-10,27 años), y a 18 niños con una edad media de 8,9 años (rango: 6,47-10,52 años) y un desarrollo cerebelar y un cociente de inteligencia verbal típicos. Los escáneres mostraron que los niños con TEA tenían una superficie significativamente más plana en el lado derecho del cerebelo, un área implicada en el proceso del lenguaje. Tener un cerebelo más plano también se asociaba con diferencias en las capacidades de pensamiento y de comunicación, que con frecuencia se ven afectadas por el autismo.
Aunque el cerebelo constituye apenas el 10% del volumen total del cerebro, contiene un 80% de todas las neuronas. Se creía que esta área mayormente controlaba la función motora, pero una interpretación de los hallazgos sería que un aumento de la complejidad estructural del cerebelo podría mejorar el aprendizaje implícito en los niños con un desarrollo atípico.





Fuente: http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0196964

10/3/19

POSIBLE VICULACIÓN DE LA DIABETES MATERNA CON UN MAYOR RIESGO DE AUTISMO DEL HIJO

Las mujeres embarazadas que padecen cualquier forma de diabetes (tipo 1, tipo 2 o gestacional) podrían enfrentarse a unas probabilidades más elevadas de que su hijo desarrollara un trastorno del espectro autista.
En el estudio, los investigadores recogieron datos de 419.425 niños (51% de sexo masculino) nacidos entre 1995 y 2012. Durante un seguimiento promedio de 6,9 años a partir del nacimiento, 5.827 niños desarrollaron autismo. Se encontró que entre un 3,6% y un 4,4% por ciento de los que desarrollaron autismo tenían madres con diabetes tipo 1 o tipo 2, que se diagnosticó en las primeras 26 semanas del embarazo. Para las mujeres con diabetes gestacional, el riesgo fue de un 2,9% cuando se diagnosticó en las primeras 26 semanas y de un 2,1% cuando se diagnóstico con posterioridad. En un 1,8% de niños con autismo, la madre no había padecido ningún tipo de diabetes.
Los hallazgos sugieren que el riesgo varía según el tipo de diabetes y si se diagnosticó a principios o finales del embarazo. Según los autores, no está claro por qué la diabetes podría vincularse con un mayor riesgo de autismo, ni tampoco se sabe si controlar la diabetes reduciría el riesgo.

Fuente: neurologia.com
Estudio completo:
https://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/2685775

17/2/19

INFLUENCIA DEL EXCESO DE PESO EN EL COCIENTE INTELECTUAL DE LOS NIÑOS PEQUEÑOS

El exceso de peso a principios de la niñez podría resultar en un cociente intelectual (CI) ligeramente más bajo, sugiere una nueva investigación. Ello afectaría sobre todo a las áreas del razonamiento y de la memoria de trabajo.
El estudio observó el peso de 233 niños de la zona metropolitana de Cincinnati de 1 y 2 años de edad, una época de desarrollo cerebral rápido. Del total, 167 niños eran delgados (= 1 DE) y 48 no se consideraban delgados (> 1 DE). No ser delgado podía representar el extremo superior del peso normal, el sobrepeso o la obesidad. Entonces, los investigadores compararon el peso con el CI a los 5 y 8 años de edad, tomando en cuenta otros factores que pudieran influir sobre el CI. Por ejemplo, los investigadores consideraron la edad, educación, peso y estado civil de la madre, así como el sexo, raza, peso al nacer y edad del niño, junto con el interés en jugar videojuegos.
Según los autores, hay varias formas posibles de que el exceso de peso pudiera afectar a la memoria y las capacidades cognitivas. Una podría ser que el exceso de peso activara las vías inflamatorias en todo el cuerpo y el cerebro. Se ha demostrado que esa inflamación generalizada afecta al aprendizaje espacial y a la memoria en roedores. Otra posibilidad es que el exceso de peso podría alterar las hormonas que regulan el apetito y que estén activas en áreas del cerebro que son relevantes para el CI.

Fuente: neurologia.com
Estudio completo:
https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/oby.22192

27/1/19

UN ANTIGUO FÁRMACO PARA EL EMBARAZO PODRÍA ESTAR ASOCIADO CON UN MAYOR RIESGO DE TDAH GENERACIONES MÁS TARDE

Un estrógeno sintético para el embarazo que fue prohibido en 1971, el dietilestilbestrol, podría aumentar el riesgo de trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) en generaciones posteriores.
Los investigadores analizaron la información de 47.540 mujeres del Nurses’ Health Study II, en curso. Las madres del 1,8% de ellas habían tomado dietilestilbestrol durante el embarazo. El análisis también incluyó a más de 106.000 niños nacidos de las participantes del estudio.
El uso de dietilestilbestrol por las madres de las participantes se asoció con un riesgo incrementado de TDAH entre los nietos: 7,7% frente a 5,2% (odds ratio ajustado: 1,36; IC 95%: 1,10-1,67), y un odds ratio de 1,63 (IC 95%: 1,18-2,25) si el estrógeno se tomó durante el primer trimestre del embarazo, independientemente del sexo del nieto.
Según los autores, aunque el dietilestilbestrol está prohibido, las mujeres embarazadas siguen estando expuestas a una gran cantidad de interruptores endocrinos ambientales. Y aunque las exposiciones actuales se dan a un nivel más bajo y con una potencia menor, la acumulación de las exposiciones a estas sustancias podría ser preocupante.

Fuente: neurologia.com
Estudio completo:
https://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/article-abstract/2680954

6/1/19

RELACIÓN DEL TIMEROSAL CON LAS ENFERMEDADES DEL NEURODESARROLLO INFANTIL

Se evalúa la relación causal entre el timerosal (etilmercurio), como preservante en las vacunas pediátricas, y el incremento de casos de enfermedades del neurodesarrollo infantil, como consecuencia de la ampliación de los esquemas de inmunización. Se revisó la información científica, relacionando el timerosal y las evidencias que permitan evaluar una posible asociación causal, con estudios epidemiológicos, ecológicos, biomoleculares y toxicológicos, de bioseguridad, toxicológicos fetales y sobre salud reproductiva. Se encontró múltiples asociaciones entre la exposición a timerosal y las enfermedades del neurodesarrollo infantil. Tal neurotoxicidad ocurre en los infantes y fetos de gestantes vacunadas por dosis acumulativa de mercurio. Las diversas evidencias implican al timerosal como el agente causante, agravante o disparador de las enfermedades del neurodesarrollo infantil. La toxicidad del mercurio obligó al retiro progresivo del timerosal de los medicamentos. Lamentablemente, en las vacunas, ha habido una sustancial demora en la demostración de su impacto negativo. Actualmente, existen vacunas sin timerosal, cuyo uso está ocasionando la disminución de la incidencia de las enfermedades del neurodesarrollo infantil.

Estudio completo:
http://www.scielo.org.pe/scielo.php?pid=S1025-55832006000300009&script=sci_arttext&tlng=en

16/12/18

LA MEMORIA PODRÍA VERSE DEBILITADA POR LA DEPRESIÓN

La depresión podría hacer algo más que afectar al estado de ánimo, ya que una nueva investigación sugiere que podría debilitar la memoria. También se ha hallado que la estructura cerebral de las personas mayores con síntomas más graves de depresión difiere de la de los sujetos no deprimidos.
El estudio incluyó a 1.111 participantes con una edad media de 71 años, sin antecedentes de ictus. Se sometieron a imágenes de resonancia magnética, a una evaluación de la salud mental, y realizaron pruebas de memoria y habilidades de pensamiento al inicio del estudio. Su memoria y sus habilidades de pensamiento se evaluaron de nuevo unos cinco años después.
Al inicio del estudio, un 22% de los participantes tenían unos mayores síntomas de depresión y puntuaron más bajo en las pruebas de memoria episódica, que es la capacidad de recordar experiencias y eventos específicos. Pero el estudio no probó que la depresión en realidad provocara problemas de memoria. Quienes mostraban mayores síntomas de depresión tenían un volumen cerebral inferior y un 55% más de probabilidades de padecer infartos cerebrales silentes. No hubo evidencias de un vínculo observado entre unos mayores síntomas de depresión y cambios en las habilidades de pensamiento a lo largo de cinco años.

Fuente: neurologia.com
Estudio completo:
http://n.neurology.org/content/early/2018/05/09/WNL.0000000000005639.long

25/11/18

LA RELACIÓN DE DEPENDENCIA CON LOS MÓVILES AFECTA A MÁS DE LA MITAD DE LOS JÓVENES

Los resultados de un estudio en el que han participado 1.276 personas de 80 países diferentes, todas ellas residentes en España o en países hispanohablantes, apuntan a que más de la mitad de los menores de 18 años experimentan problemas asociados al uso y abuso de los teléfonos móviles. El estudio ha incidido además en la relación entre la utilización excesiva de las tecnologías de la información y la comunicación y los síntomas de estrés o dificultades para realizar tareas complejas, como el pensamiento abstracto, la autoconciencia y la planificación.
Los investigadores administraron diferentes cuestionarios en todos los grupos de edad y en distintos entornos geográficos y culturales. Entre los principales resultados destaca que el 57,5% de los encuestados menores de 18 años presentan un uso problemático del móvil; el 45,1%, un uso problemático de Internet; el 39%, de la mensajería instantánea; el 25,3%, de las redes sociales, y el 10,9%, de los videojuegos.
Los resultados muestran una estrecha relación entre problemas con el uso de todos los dispositivos o recursos explorados y síntomas de mal funcionamiento prefrontal en la vida diaria, riesgo de mala salud mental y estrés percibido. Respecto a las diferencias por sexo, los hombres obtienen puntuaciones más altas en ‘Internet’ y ‘videojuegos’, y las mujeres, en ‘móvil’, ‘mensajería instantánea’ y ‘redes sociales’. Los varones presentan también más síntomas prefrontales en general, y las mujeres, en problemas de control emocional.

Fuente: neurologia.com
Estudio completo:
http://www.adicciones.es/index.php/adicciones/article/view/806